El ajo es un cultivo que es muy poco propenso a tener plagas en el huerto y además nos ayuda a repeler a las plagas de otros cultivos es por ello que tener ajo plantado siempre viene bien, en este artículo les voy a dar 7 consejos para cultivar ajos.

¿Porqué plantar ajo?

Existen muchas especies  y variedades por todo el mundo pero a la venta solo estás disponibles 1 o 2 especies de ajos, es por ello que si podemos conseguir otras variedades que nos vendrían bien para nuestra cocina disponer de varios tipos de ajos. Además el ajo tiene múltiples beneficios para la saludo, ayuda a estimular el sistema inmunológico, reduce la presión arterial alta, tiene propiedades antibióticas y antifúngicas. El ajo es un cultivo que no requiere mucho espacio por lo que nos viene genial para tener en el maceto huerto, en el huerto urbano o en la huerta. Y por si fuera poco es fácil de almacenar puesto que una vez curado aguanta mucho tiempo en la despensa.

1.- Compra las semillas de una fuente fiable

El ajo de la tienda no es recomendable usarlo como semilla pues es probable que haya sido tratado químicamente o manipulado genéticamente para evitar que produzca semillas. Es mejor comprarlo en tiendas especializadas en semillas y que estén certificadas para una mayor seguridad.

Otras fuentes fiables pueden ser un conocido que plante ya ajos de hace varios años, un agricultor local, redes de intercambio de semillas, mercadillos o ferias locales. No nos debe sorprender el precio de las semillas de ajo pues debemos tener en cuenta que de cada diente de ajo saldrá una cabeza de ajo y futuras semillas para nuestros futuros cultivos.

468

2.- Selecciona semillas locales

Está claro que lo mejor para nuestra huerta son semillas de ajos que estén adaptadas localmente al suelo y condiciones ambientales porque no es lo mismo plantar un ajo que no necesite mucho riego y plantar uno donde llueve mucho porque está claro que no se adaptarán igual. Hay dos variedades importantes de ajos son las siguientes:

  • Ajo Hardneck: Son más adecuadas para áreas con inviernos fríos. Unas semanas antes de la cosecha de los ajos, la planta enviará un tallo que es donde están las flores, si queremos el ajo para consumir debemos cortarlo para que el bulbo se ensanche pero siempre debemos dejar para semilla una o dos plantas.
  • Ajo Softneck: Es el típico ajo que vemos en la tienda, es menos resistente al frío y se adapta mejor en climas más cálidos. El follaje de estos ajos permite al agricultor hacer un especie de trenzas pudiéndolos colgar para secar y este ajo tiene fama de durar bastante tiempo.

3.- Plantar en el momento adecuado

Debemos plantar los ajos un mes antes de que comiencen las heladas en Otoño. El objetivo de plantar en esta época es darle una ventaja al ajo pues comienza a enraizar y cuando se hiela el suelo el ajo queda inactivo hasta primavera que continúa creciendo. Esto también es necesario puesto que el frío alienta al ajo a dividirse y crecer en dientes separados, este proceso se le conoce como vernalización. 

4.- Preparar el suelo antes de plantar

Debemos preparar el suelo para que sea bien drenado y seleccionar una zona de la huerta que reciba de 6 a 8 horas de sol al día. Debe ser también que en esa zona no se haya plantado el año anterior cebollas u otras hortalizas como el apio. Debemos poner una capa de compost como la que te recomendamos en este artículo. Si el clima ha sido seco debemos regar la cama un día antes de plantar.

5.- Aportar Mulching

El mulching es adecuado para cualquier hortaliza y el ajo no se iba a quedar atrás, recuerden que el mulching evita que salgan otras plantas no deseadas y conservan la humedad del suelo. La capa debe ser muy fina de un par de centímetros puesto que si la hacemos mas gruesa puede dificultar la congelación del suelo,eso sí, después de helarse si le podemos añadir otra capa más del mulching elegido.

6.- Retirar la floración del ajo

Varias semanas antes de que el ajo esté listo para recoger sale el tallo floral que debemos cortar para que el ajo siga creciendo y se ensanche. Este tallo lo podemos consumir también en cualquier receta que lleve ajo.

7.- ¿Cuándo debemos cosecharlo?

Saber cuando se debe cosechar el ajo es complicado, si lo recogemos muy pronto será muy pequeño y si lo recogemos tarde la piel se despegará del diente y esto afecta al almacenamiento del ajo. El ajo termina de crecer cuando el follaje comienza  tornarse marrón. Las hojas crecen de abajo hacía arriba, por lo que las que están en el interior se mueren primero. Podemos hacer una prueba desenterrando un ajo una vez que las 2 o 3 hojas inferiores se hayan muerto. Los dientes deben ser grandes y las pieles rellenas y apretadas. Debemos dejar de regar y esperar un tiempo a que se seque el suelo para recogerlos.

Si te ha quedado alguna duda puedes dejarnos un comentario.

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer