Las ranita meridional es una especie de rana que prefiere vivir entre las plantas en vez de en charcas como la mayoría de anfibios que podemos encontrar en la huerta.  Puede ser de color verde claro, marrón o incluso hay ejemplares extremadamente raros de color azul. En la cabeza presenta una ralla negra a los lados siendo esta una característica para diferenciarla.

Aspecto

Su cuerpo es de aspecto gomoso siendo de color verde, marrón, grisáceas, amarillas o azules por la parte superior y de un color más blanquecino por abajo. Presenta una raya negra que empieza en la nariz pasa por los ojos y termina en las axilas de las patas delanteras. Sus patas tienen ventosas que le permiten escalar casi cualquier superficie.  Los machos como el que podemos ver en la imagen superior presentan una bolsa bajo su garganta (saco bucal) que la inflan al cantar para atraer a las hembras,  suelen ser  de un tono anaranjado para así llamar más aun la atención, mientras que la hembras tienen la garganta blanca.

Como curiosidad añadir que su piel es tóxica para depredadores y sus colores también varían de la zona donde vivan, exceptuando el caso de la ranita azul que se debe a un fallo genético.

468

Alimentación

La ranita meridional se alimenta de una gran variedad de insectos de pequeño tamaño como pueden ser moscas, mosquitos, hormigas, orugas, larvas de escarabajos, mariposas, polillas y casi cualquier que quepa en su pequeña boca. Como todas las ranas, si el alimento no se mueve no lo ven, por lo que están al acecho bien camufladas esperando que algún insecto despistado pase por delante de ellas para dar un salto certero y capturarlos.

Hábitat

Las podemos encontrar en lugares húmedos sobretodo en los alrededores de charcas, lagos, ríos, estanques y en la huerta les gusta meterse entre las hortalizas como por ejemplo las coles o coliflores donde suelen encontrar numerosos manjares que aunque no sean un método de control tan efectivo nadie más que el hortelano sabe que la unión hace la fuerza. Es por ello que las ranitas deben ser bienvenidas a nuestros huertos.  Hibernan de Noviembre a Febrero por lo que es difícil encontrarlas hasta que empiece a llegar la Primavera y empecemos a escuchar su bonito canto lento y grave durante la noche que es cuando realizan la mayor parte de su actividad.

De Marzo a Junio es su periodo de reproducción y las hembras pueden llegar a poner de 800 a 1000 huevos en los charcos. Alrededor de 15 días tardan en emerger los renacuajos y 3 meses después las primeras ranitas se lanzan a tierra en busca de nuevas aventuras.

En la Huerta si detectamos su presencia y hay época de sequía podemos poner algunos recipientes con agua para que se puedan meter dentro y no se mueran, aunque esté distribuida por un territorio bastante amplio es cierto que cada vez hay menos ejemplares debido a la sequía y a la actividad humana.

No te pierdas otros aliados que puedes encontrar en la huerta como el erizo, el herrerillo, el mosquitero, abubilla…y déjanos un comentario.