Las crisopas son unos insectos que visitan la huerta para alimentarse de algunas plagas como pueden ser los pulgones y las cochinillas. Hay muchas especies en todo el mundo, pero vamos a generalizar un poco y vamos a tratar las Crisopas Verdes y a las Crisopas Pardas.

Las crisopas pertenecen a la familia de los Neurópteros, que quiere decir alas con nervios. Son muy útiles en la huerta cuando están en estado de larva, pues es cuando más se alimentan de las plagas. Las podemos identificar fácilmente pues tiene el cuerpo larviforme (forma de larva) y unas mandíbulas impresionantes que utilizan para succionar los jugos de sus presas.

Las hembras suelen poner los huevos en hojas o tallos cerca de donde están las presas de las que se van a alimentar sus hijos. Las crisopas verdes ponen los huevos de una forma muy curiosa pues fabrican un hilo y en el extremo ponen el huevo, así está protegido de posibles depredadores. Los huevos de las crisopas pardas son rojizos y los ponen directamente sobre la hoja.

¿Y cuál es la diferencia entre estas dos crisopas?

Pues las crisopas verdes son de este bonito color y tienen el cuerpo más alargado que las otras, se suelen alimentar de pulgones en su estado larvario. En cambio las crisopas pardas tienen el cuerpo más corto y son marrones, tienen especial predilección por los focos de cochinilla algodonosa pero también se pueden alimentar de pulgones.

Ahora ya conocen a otro depredador que pueden encontrar en vuestra huerta, ¿lo habían visto antes? Déjanos un comentario.