Hay recetas que es fundamental conocer para tener un buen fondo de armario en la cocina. Por ejemplo cómo preparar una mayonesa, una salsa de tomate, un alioli o una salsa pesto. Así que precisamente hoy os voy a compartir mi manera de elaborar una Salsa Pesto, con la particularidad de que no lleva queso, aunque el resultado es igualmente delicioso. Ideal para intolerantes a la lactosa y además mucho más ligera. Esta salsa que, como sabréis, es de origen italiano obtiene su nombre del proceso de elaboración, ya que  la palabra «pesto» viene del genovés pestare, que significa machacar o moler en un mortero. Afortunadamente no es necesario hacerla de esta manera ya que contamos con herramientas que nos facilitan esta tarea considerablemente, haciendo que su elaboración sea más rápida.

Es importante, como siempre, utilizar buenos productos y que la albahaca esté bien fresca. Para ello, por ejemplo, siempre podemos tener una maceta con esta planta en casa, si no disponemos de un huerto. Y por supuesto, un buen aceite de oliva virgen extra. En esta versión, además de no usar queso tampoco uso piñones, que he sustituido en esta ocasión por nueces de macadamia y anacardos que le aportan esa textura cremosa que le daría el queso. Hacerla es muy sencilla como podéis ver en este vídeo:

El resultado es una salsa de un precioso color verde, con un aroma maravilloso y una textura cremosa. La salsa pesto suele usarse para aderezar los platos de pasta pero también queda genial con un tomate cortado en rodajas, en ensalada, con patatas…yo, como veis, he sustituido la pasta tradicional por unos espaguetis de calabacín y zanahoria con lo que conseguimos un plato más ligero pero igual de rico, así que os animo a que lo probéis de esta forma, os sorprenderá!

468

Si tenéis cualquier duda dejadme un comentario.
También podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer