Hoy voy a compartir una de mis meriendas favoritas con vosotr@s, un delicioso y cremoso Batido de manzana y sésamo que os conquistará como hizo conmigo. No es que sea mi merienda habitual de todos los días, no me gusta la monotonía, de hecho lo que suelo tomar a media tarde es una o dos piezas de fruta, una pieza de fruta y un puñado de frutos secos o un poco de hummus en unas hojas de lechuga o pan integral y de vez en cuando, me doy el gustazo de tomarme este batido, así voy cambiando y no me aburro de comer siempre lo mismo.

Me gusta especialmente este Batido de manzana y sésamo porque es muy rápido de hacer y también muy saciante, que es lo que me ayuda a llegar a la hora de la cena sin esas ganas de devorar todo lo que se me ponga por delante, ya sabéis a qué me refiero 😀 Está claro que siempre es mejor tomar la fruta entera pero, de vez en cuando, tomar un batido no está mal sobre todo si le incorporas alimentos que enriquezcan un poco más la fruta, como en este caso las semillas de sésamo, unas semillas, por cierto, ricas en calcio. A continuación os dejo el vídeo con la receta paso a paso:

En cuanto al tipo de manzana, yo uso la variedad Reineta porque por su textura le aporta cremosidad al batido, pero podéis usar el tipo de manzana que más os guste o tengáis a mano, se trata de ajustar las recetas a nuestro gusto. Otro consejo más, si no tenéis semillas de sésamo, podéis usar Tahini, el resultado será exactamente el mismo. Ah! y otra cosa que se me olvidaba comentaros, está delicioso para tomar fresquito en el verano pero en invierno, está igualmente delicioso si lo tomáis caliente, sólo hay que incorporar el agua caliente, no hirviendo para no destruir alguna de sus vitaminas, y ya está. Que la disfrutéis!

Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.