Los Carajitos o Carajitos del profesor, son unos dulces típicos de Asturias, concretamente de Salas, hechos principalmente de avellanas, lo que los convierte en un dulce ideal para las personas que no pueden consumir gluten ya que no llevan harina de ningún tipo. Esta receta es una versión que he intentado ajustar al máximo a la tradicional pero tratando de hacerla un pelín más saludable, reduciendo la cantidad de azúcar, entre otras cosas. Es un dulce riquísimo con un intenso sabor a avellana que queda doradito y crujiente por fuera pero muy suave por dentro, una delicia.

Su nombre, Carajitos del Profesor, es un poco malsonante, ya lo se, sobre todo en los países de Latinoamérica, pero esto tiene su explicación, la historia a grandes rasgos es esta, tampoco me voy a extender mucho: estos dulces los hacía un profesor de música retirado que abrió un negocio, un restaurante café, lugar de tertulia y reunión. Una de sus especialidades eran estas pastas y, en la localidad vivía un indiano que había regresado a la tierra después de haber emigrado a América, frecuentaba mucho el local y cada vez que iba al restaurante a por estas pastas le decía al profesor “¡Dame un carajo de esos!” de ahí le viene el nombre, según cuentan. Ahora, sin más, ya os dejo con la receta:

Las cantidades de azúcar y dátiles podéis variarlas a vuestro gusto si tenéis un paladar más goloso que el mío, a mí me gustan estas proporciones porque aunque está dulce, es un dulzor que respeta el sabor de la avellana, creo que son unas pastas bastante saludables , aunque como siempre digo no es algo para comer todos los días, pero para cuando apetece algo dulce están genial.
Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.