La clorosis férrica es una carencia de hierro en nuestras plantas que muchas veces es producida por problemas de absorción por parte de la planta. Las hojas se suelen ver de color amarillo con los nervios verdes bastante marcados.

20160627_173235

La clorosis férrica se puede dar en suelos básicos (alcalinos) con bastante frecuencia pues aunque haya hierro presente en el suelo la planta no lo puede absorber por falta de solubilidad.

Los síntomas son claros como vemos en la imagen superior todas las hojas amarillean y tienen los nervios de color verde. Esta carencia se debe tratar porque sino el crecimiento se detiene al faltar este nutriente.

La mejor forma de combatir esta carencia es aportando Quelato de Hierro, que es una sustancia en polvo que podemos diluir en agua o aplicar directamente en el suelo de forma espolvoreada y regando posteriormente. 3gr en 1 litro, una vez al mes hasta que se solucione el problema.

Además podemos aplicar hierro mediante aplicación foliar de forma pulverizada con productos llamados abonos foliares. Estos nos permiten que la planta absorba de una manera rápida y eficaz el hierro necesario para volver a la normalidad.

Si sospechamos que nuestro suelo es bastante básico, con un ph superior a 8 es recomendable aplicar algunos de los siguientes elementos para conseguir bajarlo a 6,5 a 7,5 como por ejemplo la turba rubia.  También podemos usar el sulfato de hierro con la misma dosis que el Quelato. Lo aplicamos al suelo  3 gramos por cada litro una vez al mes hasta que se solucione el problema.

El ph debe ser controlado mediante los phmetro pues no debemos subirlo ni bajarlo de manera excesivo, lo ideal es que esté entre 6,5 y 7,5.

No olvides dejar un comentario si conoces algún otro método para controlar este problema