Las hormigas son insectos necesarios en la naturaleza pues cumplen múltiples funciones necesarias como enterrar granos de los cuales muchos acabarán germinando, limpiar cadáveres de animales, airear el suelo… Pero también son magníficas ganaderas ya que se dedican a llevar a los pulgones a las hojas de los árboles para que se alimenten, los protegen de depredadores y a cambio se alimentan de un líquido azucarado que expulsan los pulgones. Y es esta última la que perjudica al hortelano pues expanden las plagas por todos los árboles de la huerta.

Sunbright peaches almost ready to be picked at McPeak Farms. Picking season begins in at the end of May until August. JCI PHOTO- Brian McCord

Brian McCord

Lo primero que debemos hacer antes de prohibir la subida de las hormigas a los árboles es tratar las plagas que pueda tener el árbol como el pulgón, mosca blanca, cochinilla… El mejor método en arboles es aplicar de forma abundante jabón potásico diluido en agua, de manera que las plagas se ahogan y mueren.

En el segundo paso debemos optar por una medida de aislamiento de la parte superior del árbol y la base. Hay varios métodos:

1. El menos estético y no tan efectivo: Cubrir el tronco con cal agrícola.

2. Utilizar tiras pegajosas alrededor del tronco. Como las que se usan para que las moscas se queden pegadas.

3. Tomamos el ancho del tronco y dibujamos la circunferencia en un cartón, la recortamos y lo colocamos en la parte más lisa del tronco. Utilizamos pegamento de niños para cubrir todo el cartón, así no es nocivo y las hormigas no subirán.

4. Cono de plástico. Existen varias marcas comerciales que lo distribuyen, una de las principales claves es cubrir con aceite la parte del tronco en la que queda algún pequeño agujero para que no pasen.

Logo BayCont

5. Cubrir con algodón alrededor del tronco, a las hormigas les cuesta pasar por aquí por lo que acabarán desistiendo.

Además si tenemos algún hormiguero a pie de árbol o en el suelo de la huerta, podemos aplicar un tratamiento pulverizado con aceite de neem. Cada vez que llueva debemos repasar las trampas por si necesitan ser cambiadas.

Si conoces algún otro método efectivo no dudes en dejar un comentario.