En la huerta lo ideal es simular lo más parecido a un ecosistema natural, siempre debemos intentar interactuar lo menos posible puesto que la naturaleza se las sabe arreglar bien y los depredadores se establecen y depredan a las plagas. En el artículo de hoy vamos a mostrar maneras en las que podemos atraer a la huerta a algunos anfibios como salamandras, ranas o sapos.

Ranas

Para atraer las ranas a la huerta o jardín es necesario tener al menos una charca o un pequeño estanque puesto que respiran por la piel y si se les seca se mueren. Las condiciones del estanque deben ser lo más naturales posibles, es decir, prefieren el agua estancada sin ningún tipo de cascada, con plantas y algas para que al poner sus huevos los renacuajos salgan adelante y que reciba sol durante algún momento del día pero no siempre sol directo. También necesitan una forma fácil de salir de la charca, pues por la noche les gusta recorrer el suelo en busca de posibles presas. Además le podemos poner tejas, piedras y otro lugares alrededor de la charca para que se refugien si les apetece un lugar fresco que no sea dentro del agua.

También hay ranas arborícolas como la de la imagen superior, estas no les gusta estar de remojo en el agua sino que prefieren estar entre la vegetación por lo que lo ideal sería poner pequeños recipientes con agua para que se puedan remojar cuando lo necesiten.

Se alimentan en su mayoría de pequeños insectos dependiendo del tamaño de la boca de la rana, por ejemplo la ranita verde suele alimentarse de moscas e invertebrados de un tamaño similar pero si es una rana verde que es de mayor tamaño pueden devorar saltamontes o cucarachas sin ningún problema.

468

Sapos

Los sapos tienen hábitos parecidos a los de las ranas salvo que no necesitan tener una charca solo un ambiente húmedo donde enterrarse en el suelo, podemos poner un lugar en el que la tierra sea  suelta con piedras y tejas para que estos se entierren y se queden por la huerta. Los sapos se alimentan de caracoles y babosas además de  los mismos insectos de los que se alimentan las ranas. La verdad es que estos depredadores no es que vayan a ejercer un control importante de plagas pero si es verdad que entre todos los depredadores se mantiene el equilibrio y siempre es bonito escuchar al atardecer o amanecer el canto de estos anfibios sabiendo además que se están alimentando de posibles plagas que deambulan por la huerta.

Debemos evitar el uso de químicos en la huerta pues la extinción de los anfibios es debido en su mayor parte al uso de estas sustancias puesto que su piel es muy sensible.

Salamandras

Son depredadores que gustan vivir en lugares sombríos cerca de los bosques o ríos. En la huerta podemos poner un lugar con abundantes hojas cerca de nuestra charca y si tenemos la posibilidad de poner refugios de troncos y maderas mucho mejor. Se alimentan de insectos y pequeños invertebrados, así como otros animales como caracoles y babosas de pequeño tamaño. Son nocturnas y prefieren salir a cazar bajo la lluvia, lo cual nos viene de perlas a los agricultores pues es cuando también salen los caracoles y babosas.

Un factor bastante importante es que debemos tener en cuenta que la charca no se puede secar y que en invierno durante las heladas las debemos descongelar con agua caliente para que tengan el agua a disposición siempre que la necesiten. Juntos podemos ayudar a que estos animales no se extingan y si les hacemos un hueco en nuestra huerta mucho mejor, no olvides dejarnos un comentario si te ha quedado alguna duda.