Hoy os propongo una ensalada diferente que me encanta, que no todo va a ser lechuga. La verdad es que no soy nada tiquismiquis y como de todo, de todo lo que me ofrece el reino vegetal con la única excepción del cilantro como ya he comentado más veces, cosa que me sorprende hasta a mí misma, pero el caso es que las judías verdes me gustan especialmente, aunque en casa no tienen la misma aceptación, a mi me encantan. Cuando hace frío en un guiso calentito pero en verano, en plan fresquito, están geniales, así que hoy os comparto cómo suelo prepararme la Ensalada de Judías Verdes.

Me gustan tanto que, a veces, me las como cocidas sin más, con un poco de sal, aceite y ajo y ala! pero también es verdad que cuanto más completo sea el plato mejor ya que, si incorporamos más ingredientes al plato, sin pasarse, más variedad de nutrientes aportamos a nuestro organismo. Tomadas en ensalada además de que aprovechamos totalmente las propiedades y vitaminas de las demás hortalizas, disfrutamos de un plato muy fresquito y ligero para los días de calor. A continuación os dejo mi receta:

Hay a quien las judías le gustan al dente, y si lo preferís podéis hacerlas de esa manera, quedan con un precioso color verde, yo las he probado y he de decir que no me gustan así, a mí me gusta notar su textura blandita después de cocida, me resulta muy agradable. También se le puede añadir un chorrín de vinagre al aliñarlas si lo preferís, eso va en gustos, yo unos días le pongo y otros no, según me de. En cualquier caso, la hagáis como la hagáis disfrutadla! 😀
Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.