La de hoy, Croquetas de Trompetas de la MuerteCraterellus cornucopioides“, es una receta que quería hacer desde hace algún tiempo, por un lado porque hacía siglos, no es broma unos diez años por lo menos… que no hacía ni una croqueta (aunque parezca mentira) y me parecía que ya iba siendo hora y por otro, porque me gustan mucho las setas. De cualquier tipo o cocinadas de cualquier manera, simplemente me encantan y estas, pese a tener un nombre un poco tétrico están deliciosas. Así que, qué mejor momento que este para hacerlas, ahora que estamos en pleno otoño!

Como decía, una receta muy acorde a la estación en la que estamos, puede haber algo más otoñal que las setas, a parte de las castañas? en mi opinión, no. Podéis usarlas secas o frescas como más os gusten, quedarán de fábula. Es lo bueno que tienen las croquetas, que son muy agradecidas y les eches lo que les eches siempre están ricas.
Qué será lo que tienen que tanto nos gustan? acaso son por los recuerdos de infancia que nos traen, dado que era un plato muy recurrente ya que era la forma de aprovechar los restos de otras comidas? o será esa textura crujiente por fuera y con esa cremosidad por dentro?

Una receta ideal para tomar como aperitivo, de tamaño más grande, más pequeño, en forma de bolitas…sea como sea lo que es seguro es que una vez que las pongas en la mesa no quedará ninguna, como decía, no se qué tienen las croquetas que no puedes parar de comerlas.

Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario.
Y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.