Gachas de Avena, Fruta y Frutos Secos, un desayuno completo, lleno de sabor y energía. Una de las mejores maneras de empezar el día, os aseguro que después de semejante desayuno no habrá quien os pare! Siempre había oído hablar de las gachas de avena y, la verdad, es que su nombre me parecía tan poco atractivo que nunca me interesé en probarlas. Pero ahora vivimos superconectados a montones de redes sociales: Twitter, Face, Youtube, Instagram…y, a través precisamente de esta última, empecé a ver unas fotos muy chulas de cuenquitos con frutas y demás historias que me parecían muy apetecibles y mira tú por dónde, descubrí que eso tan apetitoso no era otra cosa que gachas de avena pero llamadas Porridge, que suena como mejor (parece una tontería pero los nombres tienen su importancia, ya lo véis) así que me decidí a probarlas y madre mía pero qué buenas están!

Yo siempre he sido una persona de desayunar mucho, que si tortillita francesa, sopas de ajo, bocadillo de salchichas… lo que se pusiera por delante, desayunos contundentes vaya, casi todo cosas que ya no como, y eso de tomar batidos verdes están muy bien pero de vez en cuando y en verano, pero cuando el frío aprieta me apetece algo más cálido, reconfortante y masticable y por ello, estas gachas, ahora son uno de mis desayunos favoritos y recurrentes en otoño e invierno. Como veréis a continuación en este vídeo son supersencillas de hacer:

En cinco minutos un desayuno supersano, rico y calentito para empezar el día con las pilas bien cargadas. En mis gachas no suele faltar nunca el cacao pero el resto de ingredientes suelo variarlo dependiendo de las frutas que tenga a mano y eso es lo bueno que, aún siendo la misma elaboración, dependiendo de lo que le pongáis tendréis un desayuno con texturas y sabores diferentes cada día! Animaros a probarlo, no os va a defraudar!

Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario.
Y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.