La de hoy es una receta que tenía muchas ganas de poder compartir con todo el mundo, y por qué, pues porque para mí fue todo un descubrimiento que me ha facilitado mucho la vida y tenía ganas de poder hacer lo mismo con la vuestra. A día de hoy no creo que haya nadie que crea que el consumo de azúcar es beneficioso para la salud, o al menos su consumo habitual, así que si eres una de esas personas que quieren dejar de tomar azúcar pero no sabes cómo, este endulzante de dátil te va a ser muy útil.


En nuestras manos está el cuidarnos, no es algo que podamos dejar en manos de nadie más, es nuestra responsabilidad y, sin duda, esta es una receta para esas personas. El endulzante de dátil te permitirá reducir el consumo de azúcar en muchas elaboraciones y seguir disfrutando del dulzor de la vida pero de una manera saludable y natural, sin artificios y sin químicos. A demás algo que, personalmente, me encanta es que no tapa el sabor de las cosas, como ocurre con el azúcar, aspartamo y demás, sólo endulza, sin disfrazar los sabores de los alimentos que tomas. A continuación veréis cómo se hace:

Tan sencillo como esto, lo guardamos en un tarro y a la nevera. El resultado es maravilloso, un endulzante natural que además te aporta fibra y que no perjudica tu salud. Os aseguro que ahora es prácticamente lo que uso, he reducido el consumo de azúcar al 100% en mi día a día y no lo echo en falta la verdad. Sólo me lo salto cuando me apetece un bizcocho o unas galletas caseros, algún fin de semana y ya. Espero que lo disfrutéis!!!

Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.