Fitosanitarios: Riesgos derivados de su uso

La Huertina de Toni siempre ha defendido el cultivo ecológico sin uso de fitosanitarios y lo seguiremos haciendo, esta entrada es para aquellas personas que por ignorancia o porque realmente no conocen los efectos tan perjudiciales de los “venenos” los siguen usando hoy en día y sin ningún tipo de control.

Hay diferentes tipos de riesgos que están asociados al uso de fitosanitarios, ya sea indebido o no.

  1. Riesgos para la agricultura:

Las plagas y enfermedades que afectan a los cultivos evolucionan con el tiempo y pueden llegar a crear resistencia, esto es debido a no usar las dosis recomendadas o a usar por un largo periodo de tiempo el mismo producto. Esto provoca que cada vez se tenga que usar más productos tóxicos y en mayor cantidad.

Los cultivos no son inmunes a los productos fitosanitarios y también sufren lo que se conoce como fitotoxicidad, que quiere decir que se intoxican provocandoles la muerte, quemaduras, deformaciones, manchas…

Y lo más importante, eliminamos lo que realmente puede llegar a controlar las plagas, la fauna auxiliar o los depredadores, no solo insectos ni ácaros, sino toda la cadena trófica, aves, reptiles, mamíferos

2. Riesgos para el Medio Ambiente:

Se contaminan los acuíferos de los que dependemos para casi todo, la tierra que tanto deberíamos valorar pues es fuente de vida, quedará inservible.

La fauna y flora también se ve afectada aunque no se apliquen productos directamente sobre ellos. Si un rio es contaminado, todos los animales y plantas por donde pase se contaminarán, incluso los del mar. Cualquier persona que consuma ese animal o planta también estará contaminada. Puede que no te pase nada en un principio pero todo organismo tiene un límite de absorción de productos fitosanitarios.

3. Riesgos para la salud:

No solo los trabajadores están expuestos a los efectos de los fitosanitarios, sino también sus familias y el consumidor final del producto. Es sabido que aunque hace tiempo que no se utiliza el producto DDT, al menos en España, muchos de nosotros lo tenemos en el organismo pues no se desintegra, sino que las plantas o animales lo adsorben y al comernoslos queda atrapado en nuestro organismo.

Esto no es una entrada alarmista, esto está pasando ya y solo está en tus manos hacer que el Planeta sea un lugar libre de fitosanitarios. 

, , , , ,

Deja un comentario

comentarios

  1. rosario 29 junio, 2017 en 5:24 pm #

    Buen día Toni.
    Gracias por tan interesante y útil información, considero que cuando los seres humanos que tienen en sus manos la vida futura de otros seres humanos y de las especies animales y vegetales de las que dependemos entiendan que, el continuar usando métodos químicos apresurara cada ves más nuestro exterminio.
    En mi país hay también (afortunadamente) vario grupos de profecionales y de gente como mi hermana y como yo en salvar a nuestro planeta, así como combatir el abuso a los animales, en esto toda mi familia participa.
    Reitero mi agradecimiento, y quiero que sepas que “hay la llevo con mi pequeño huerto urbano”.

    • Aday Bicho 6 julio, 2017 en 10:49 am #

      si, la gente solo se fija en el dinero y no es las consecuencias de sus actos, a ver si entre todos podemos hacer ver la realidad. un saludo

  2. angel tremps 27 junio, 2017 en 5:37 pm #

    El otro dia envié un bomentario sobre un problema del amorronamiento de los cipreses que se me contagian de unos a otros y salvo error no he recinido contestación o lo que es más fácil no he sabido encontrarla.

    • lahuertinadetoni 29 junio, 2017 en 10:15 am #

      Te respondi que no sabia como ayudarte 🙁 lo siento.

      • angel tremps 29 junio, 2017 en 10:31 am #

        Gracias y perdona no lo leí

  3. Jose 27 junio, 2017 en 1:26 pm #

    Ayer quise publicar un comentario creo que respetuoso pero me fue censurado por discrepar del contenido del artículo en algunos detalles.

    • lahuertinadetoni 27 junio, 2017 en 5:30 pm #

      no se censura nada, esta en pendientes, vi que era demasiado extenso y aun no he podido leerlo tranquilamente, tranquilo que lo leere y lo comentare.

  4. Lucina flores Irineo 27 junio, 2017 en 12:23 am #

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Aday

  5. Jose 26 junio, 2017 en 6:17 pm #

    Querido Toni,

    hace tiempo que te sigo en la nube. Veo todos tus vídeos y curioseo bastante tu web, ya que siempre publicas contenido interesante y práctico. Enhorabuena por tu trabajo!!

    Es la primera vez que me decido a dejarte un comentario, y lo hago solo para darte mi punto de vista al respecto del tema que tratas en este artículo. Yo también soy un defensor de la agricultura sin químicos. En mi huerto solo aplico productos naturales como ceniza, jabón, extractos de plantas…y lo hago por que sé que la industria de los fitosanitarios busca lucrarse, no que los alimentos que comemos sean saludables. Solo ese motivo ya me parece suficiente para suponer que, en algunos casos, seguro que miran para otro lado con tal de vender su producto, sea más o menos perjudicial para la salud, a corto, medio o largo plazo. Simplemente, la salud de los consumidores no da dinero.

    Dicho esto, tenemos que concienciarnos de que hoy por hoy somos mucha gente en el planeta y cada vez nos concentramos más en la ciudades. Olvidamos la conexión con la tierra y pasamos a depender del mercado para abastecernos de los alimentos que necesitamos. Si a eso sumamos que los sueldos de la mayor parte de la gente son precarios y la desinformación intencionada que existe alrededor del origen y el método de producción de los alimentos…el resultado es una agricultura intensiva centrada en el valor comercial de los productos, obsesionada con llenar los mercados antes que nadie y abaratar costes en la producción. Lo primero para llenar el ojo a la gente que va al mercado, lo segundo para aumentar los márgenes comerciales y lo último para que la gente pueda comprarlo en masa.

    Quiero decir con esto, que la agricultura libre de químicos a nivel mundial es una utopía hoy en día. La agricultura ecológica requiere de mucha más mano de obra, es decir, salarios de operarios que luego hay que trasladar al precio del producto, que tiene que ser rentable. Desgraciadamente agricultura ecológica es igual a agricultura doméstica y poco más. Por otro lado, la extensión que haría falta para cultivar la misma cantidad de alimentos es mucho mayor en caso de practicar una agricultura totalmente libre de fitosanitarios. Suponiendo que con la agricultura intensiva, lo que se cultiva se vende, de otra forma sería absurdo, nos ponemos en un escenario en el que para cultivar todo lo que ahora se está consumiendo habría que ampliar las tierras de cultivo…¿deforestamos para ello? ¿Nos vamos a parcelas que hayan tenido un uso dudoso y que puedan estar contaminadas con a saber qué sustancias?

    Ya para finalizar, y perdona que me extienda tanto, estarás de acuerdo conmigo en que si, como viene pasando desde hace tiempo, la gente se sigue marchando a la ciudad…pero siguen necesitando alimentarse…alguien tendrá que cultivar los alimentos por ellos. Y si las pequeñas explotaciones agrícolas cada vez son menos, por que no pueden competir con los grandes…la agricultura queda en manos de corporaciones que no se van a parar a cultivar de forma ecológica a menos que la sociedad lo exija, cosa que no va a hacer por que no lo puede pagar a día de hoy.

    En fin, esto es como cuando empiezas mal un castillo de naipes. Es un problema estructural que pienso que se soluciona cambiando el modelo de desarrollo. Volviendo al campo, mejorando la redistribución de la riqueza, la equidad, poniendo en valor la vida saludable, los salarios dignos que permitan tener un buen poder adquisitivo…pero vivimos en una esfera capitalista manejada por unos señores feudales que no tienen ningún interés en que esto ocurra.

    Gracias por permitirme expresarme en tu espacio.

    • lahuertinadetoni 29 junio, 2017 en 11:55 am #

      Gracias por tu comentario jose, aunque no estoy de acuerdo contigo en cuanto a que la agricultura ecológica libre de pesticidas y químicos no es posible, solo hace falta remontarse a hace 80 años, cuando en la agricultura todo esto no existía, y se podía comer y vivir de ello. También es cierto que ahora mismo no estamos pagando el coste real de los alimentos, por eso se debe producir mas , a mas escala y usando mas fertilizantes quimicos. el problema esta en conciarnos de que una lechuga no puede costar 50centimos, porque no es un valor real de la comida. Un correcto manejo del suelo, de la fauna auxilar, de los fertilizantes naturales , hace y aumenta nuestra produccion, errores como insecticidas quimicos han desequilibrado la biodiversidad, produciéndose muchas mas plagas ahora que hace 50 años. por otro lado, he visto tierras que en 5 años se han recuperado produciendo mucho mas que tierras manejeadas de forma quimica y sin vida.. todo depende de como queramos manejar la situacion. un abrazo.

      • Jose 29 junio, 2017 en 3:47 pm #

        Gracias a ti Toni y disculpa el comentario incriminatorio. Vi que se publicaban otros posteriores antes que el mío y me monté la película yo solo. No estuvo nada bien por mi parte.

        Respecto a lo que me respondes, estoy de acuerdo con lo que expones en tu comentario pero te matizo mi opinión brevemente.

        A día de hoy, en España y otros muchos países, no creo que el grueso de la población pueda pagar una cesta de la compra 100% ecológica. El poder adquisitivo es muy bajo y si hay que elegir entre comer mal o no comer, cualquiera prefiere lo primero. ¿No?

        Casi veo más factible que cada cuál participe en mayor o menor medida en la producción de los alimentos que consume, bien en huertos propios, compartidos, etc.

        Tienes razón, hace 80 años toda la agricultura era ecológica o tradicional por que no había otra, pero era minifundista, osea, la gente llenaba los pueblos y cultivaba sus huertos. Toda esa gente no necesitaba al mercado de distribución de alimentos por que se autoabastecía. Era un mundo mucho más rural, que gozaba de mucha mano de obra para, sin a penas medios mecánicos ni, por supuesto químicos, producir los suficientes alimentos para la gente que habitaba las ciudades.

        Por eso decía que es un problema estructural de fondo. Es necesario poner en valor lo rural de nuevo, hacer que se pueda trabajar y vivir dignamente del campo. En contra, la globalización. Si produces caro aquí, te traen la mercancía de otro lado y problema resuelto. No sé está por la labor de hacer las cosas bien.

        • lahuertinadetoni 29 junio, 2017 en 3:57 pm #

          no pidas perdón, no pasa nada.
          Existen muchos métodos de hacer todo mas accesible, y poco a poco debemos entre todos emprender el cambio, hace unos años era impensable que en nuestras casas hubiese tres cubos de basura y la gente decia, nadie va a reciclar ni separar, cada dia me encuentro mas hogares que lo hacen, crear conciencia de que es posible y factible , ademas de que la comida no vale el precio ridículo que pagamos es lo justo. existen también alternativas como grupos de consumo, comprar directamente al agricultor etc. etc.. como te digo existen muchas alternativas y todas son viables y beneficiosas. por otro lado, existen muchas personas que no están dispuestas a pagar por alimentarse bien pero sin embargo tienen un móvil que cuesta 400€ , no digo todo el mundo.. pero si mucha gente, en esta vida también debemos aprender a renunciar a cosas, pero como te digo es una forma de pensar cada uno tenemos la nuestra. cuanto menos necesitemos mas felices seremos y menos importancia daremos al dinero.

          He conocido ganaderías ecológicas mucho mas rentables que explotaciones ganaderas, con la mitad de vacas, te aseguro que no hablo por retorica ni por haberlo leído en libros, lo he visto con mi ojos, se que se puede y se que es factible…

          El poder esta en el consumidor final, es el que debemos intentar cambiar , pero con ejemplos de vida!

  6. Maria 26 junio, 2017 en 5:02 pm #

    Es un riesgo mundial y casi que no sirve de nada que los productos más nocivos sean prohibidos en un país o en una región determinada cuando en otras zonas, donde se producen muchos alimentos y productos de origen vegetal y animal para exportación, se usan de manera indiscriminada. Vivo en Argentina, en la provincia de Santa Fe, que es el corazón de la producción sojera y la situación es realmente alarmante. Lo mismo sucede en regiones que producen algodón y arroz, también. Si nos ponemos a pensar que lo que producimos acá lo consumen probablemente en España y en muchos otros lugares del mundo, los daños indirectos son inconmensurables. Pensemos que hasta el algodón para las curaciones, para las toallas femeninas o los tampones y hasta los pañales de bebés pueden tener glifosato, DDT o cualquiera otra de esas porquerías!!! Por eso disiento un poco con la frase final: lo que podemos hacer cada unx de nosotrxs de forma individual es muy poco, hay corporaciones y multinacionales muy poderosas atrás de esto. No digo que no se pueda, claro que podemos cambiar el mundo. Pero llevará tiempo, organización y mucho más que armar una huerta en casa. Que mientras tanto, claro, es algo que estamos haciendo!! Gracias por todos los materiales que producen, son muy buenos!!

    • lahuertinadetoni 3 julio, 2017 en 10:33 am #

      Gracias por tu comentario Maria, hay una frase que dice, el grano no hace granero pero ayuda al compañero, grano a grano conseguimos mucho 🙂

    • Jose 4 julio, 2017 en 9:09 am #

      Suscribo prácticamente todo lo que apuntas en tu último comentario.

      Se pueden hacer las cosas de una manera más eficiente, justa y rentable atendiendo a la calidad por encima de todo.

      Poco a poco, como ocurrió con la separación de los resíduos sólidos en los hogares, estoy seguro de que la sociedad irá tomando más conciencia de que el método de producción de los alimentos importa y mucho.

      Entre tanto, la industria de los fitosanitarios seguirá viviendo tiempos felices.

      Por cierto, yo estoy en la Galicia atlántica, clima húmedo, muchas nieblas…creo que es parecido al tuyo. Un día si quieres te comento como trato las tomateras contra los hongos. Este año he prescindido hasta del cobre y están mejor que nunca. El 24 de junio comimos el primer tomate y estaba riquísimo.

      Venga, gracias por tu tiempo y mucho ánimo con La Huertina!!

    • Jose 4 julio, 2017 en 9:23 am #

      Una forma de depender menos de esas corporaciones es montarnos nuestros propios huertos. Es una solución escalable que ya funcionó en el pasado. De hecho siempre funcionó. Solo hay que disponer de la superficie y el tiempo necesarios para cultivarla.

  7. Nancy Chavez lillo 26 junio, 2017 en 4:46 pm #

    Muy agradecida de sus comentarios, desde hace algunos años manejo un huerto libre de químicos pertenezco a una organización mundial que se llama slood food ,me encantan todos sus enseñanzas sobre huertos.

  8. angel tremps 26 junio, 2017 en 4:30 pm #

    Un pequeño gran favor.
    Tengo amarronamiento en los cipreses. Ya he arrancado tres pero se me sigue extendiendo. Me comentaron tratarlo con fungicida pero sin resultados positivos.
    ¿algún consejo?
    Gracias. Un abrazo