Es época de calabazas y las podemos ver por casi cualquier parte, de cualquier forma, tamaño o color, lo cierto es que las hay preciosas, así que qué mejor receta para estas fechas que un flan de calabaza y manzana. Gracias a la calabaza, este flan, tiene ese colorcito naranja tan bonito que pudiera hacer pensar que lleva huevo o leche pero nada más lejos de la realidad y ni falta que le hace.

Flan de calabaza

En los días de frío siempre es muy reconfortante una buena crema calentita de calabaza con unas hojitas de salvia, también puede tomarse cruda en forma de virutas sobre una buena esalada de hoja verde, pero usada como parte de un plato dulce está también fenomenal. El sabor de la manzana y la calabaza se integran perfectamente.

Y el resultado es este flan que es de una sencillez absoluta pero muy rico, dulce pero no empalagoso. A diferencia del típico flan, éste, se toma fresquito, lo que hace que resulte muy ligero tomado después de una comida, sobre todo si ésta ha sido copiosa.
Ah, respecto al vídeo, ha sido hecho expresamente para Halloween con muchísima ilusión, así que espero que os guste y os sorprenda :D.
Podéis dejarme vuestra opinión en los comentarios y compartirlo con vuestros amigos. Espero que os guste. Podéis seguirme también en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.