Seguro que a muchos de vosotros les entra el gusanillo de empezar con vuestra propia huerta, ya sea urbana o en el campo, compran plántulas, semillas, herramientas…pero poco a poco os vais desanimando porque estas plantas se mueren prematuramente o las semillas no germinan. En esta entrada te ayudo a comprender que error has cometido y como evitarlo para que tu huerta salga adelante.

  1. No tener en cuenta el sol y el clima: A la hora de saber lo que vamos a plantar en la huerta, no podemos lanzarnos y elegir los que más nos gustan sin saber las condiciones ambientales que estos vegetales necesitan para desarrollarse de forma normal. Este es uno de los errores que más se cometen al principio aunque también hay plantas que podemos poner en huertos con poco sol o a media sombra.
  2. Proyectos que abarcan mucho: A la hora de empezar en la huerta, debemos hacerlo poco a poco, porque de no tener nada a tener la huerta entera plantada con muchas variedades y especies distintas puede resultar en fracaso. Lo más recomendado es empezar con una o dos especies de ciclo corto y pocas enfermedades como pueden ser las lechugas, acelgas o rabanitos y cuando ya le cojamos el truco pues nos aventuramos con otras.
  3. Plantar poco o demasiado profundo:  las semillas por regla general se entierran el doble de su tamaño, e incluso si son muy pequeñas ni se entierran. También es recomendable hacer semilleros porque cuando las plantas comiencen a crecer, encontrarán los nutrientes más fácilmente que si los plantamos en una maceta, ya  que en este caso se pueden ir al fondo y las raíces no los alcanzan.
  4. No preparar la tierra: Antes de plantar o sembrar debemos conocer si nuestra tierra es mas arcillosa o arenosa y siempre se debe remover la tierra para que se airee, añadir abonos para que tengan los nutrientes necesarios y disponibles. Esto parece lógico pero si no lo hacemos, las posibilidades de supervivencia de las plántulas se reducen.
  5. No regar frecuentemente: Es importante establecer una serie de días y horas en las que vamos a regar según las necesidades de cada planta y muy importante saber que aunque haya llovido, muchas veces la cantidad de agua disponible para la planta no es la adecuada por lo que se debe regar igualmente.
  6. Exceso de riego o compost: El exceso de riego también es malo pues la planta no puede respirar y hace que la planta deje de crecer, se amarillee o muera. Lo mismo pasa con la falta de abono, sin el la planta no crecerá adecuadamente y si echamos en cantidad, podemos quemar la cosecha o atraer a plagas, ya que se sabe que el exceso de nitrógeno atrae a insectos como la mosca blanca o pulgon.
  7. No Utilizar Acolchado: Es muy importante usar acolchados y si son orgánicos mejor, pues evita que crezcan malas hierbas, mantiene la humedad, nos ayuda a proteger el suelo y a aportarte materia organica y también protege del frío o incluso del exceso de calor.
  8. Asociación de cultivos: Debemos conocer que plantas se lleva bien con otras para poderlas plantar juntas en la huerta. Algunas protegen a otras de plagas o aportan nitrógeno.
  9. No prevenir plagas y enfermedades: Debemos estar siempre alerta de las posibles plagas que visitan la huerta, una hoja comida, un color que no es el que corresponde en el tallo, todo esto son síntomas que nos ayudan a prevenir un riesgo mayor. Se debe actuar siempre antes de que la plaga ya no tenga solución.
  10. Plantas muy juntas: El repicado consiste en separar las plantas del semillero para trasplantarlas a un sitio donde pueda crecer mejor. Cada especie tiene un marco de plantación, en donde cada planta se debe separar una cierta distancia mínima para que una planta no robe a la otra nutrientes, luz, agua…

Si has cometido alguno de estos errores u otros deja un comentario para que los que están empezando no los cometan.