Este año te lo pongo muy, muy fácil para hacer algo rico para San Valentín. Una de las formas habituales con que celebramos esta fecha es en torno a una mesa, salir a cenar con tu pareja es lo más habitual. Sin embargo, un buen regalo puede ser tener una cena romántica en casa y sorprender con un menú hecho por tí mism@. Y yo voy a ayudarte con el postre, te propongo unos Milhojas de San Valentín que están para chuparse los dedos. Y además, no necesitas saber mucho de cocina para hacer esta deliciosa receta y quedar como un artista.

La base principal de estos Milhojas de San Valentín son los Frixuelos. Receta que, por cierto, ya publiqué la semana pasada, haz clic en este link FRIXUELOS, para verla. Podéis hacer una tanda entera de ellos, que salen unos doce, usar los que necesitéis para esta receta y comer los que os sobren como más os apetezca. O podéis ajustar las cantidades según los Milhojas que queráis hacer teniendo en cuenta que salen cuatro corazones por Frixuelu y que cada Milhojas lleva siete u ocho corazones. Francamente, yo prefiero la primera opción, nunca sobran en casa 😀
Aquí os dejo el Vídeo con la receta completa:

Os aseguro que es una pasada! Cada bocado que das es supertierno, muy cremoso y nada empalagoso porque, el dulzor de la crema de anacardos, se ve equilibrado gracias a la acidez natural de la mermelada. Si le preparáis esto a vuestra pareja, os digo que tenéis el éxito asegurado. Os decía al principio que era un postre ideal pero también puede ser una manera muy especial de empezar el Día de San Valentín preparándolo como desayuno, eso ya es cosa vuestra. Sed felices y disfrutad no solo de este día, sino de todos y cada uno de ellos. 😀

Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario.
Y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.