A este pescado vegano en casa lo llamamos pencao, si, si, pencao, porque está hecho con las pencas de la acelga y porque recuerda al pescado. La acelga es una verdura que me gusta porque me parece que da mucho juego en la cocina, sus hojas podemos comerlas en potajes, salteadas al ajillo, usándolas escaldadas para hacer rollitos de verduras…y sus pencas, simplemente rebozadas o rellenas, no necesitan más.

Pencaoya

Los fritos hechos con pencas siempre me han recordado ligeramente al pescado, no sé por qué, así que un día que estaba en plan “voy a experimentar” pensé que quizás con algas acabaría de coger del todo ese sabor a pescado que yo quería y así fue, además estaba inspirada y recordé que tenía unas láminas de alga nori en el armario y se me ocurrió que quedaría genial como piel, y acerté de lleno porque le da una textura perfecta.

En el vídeo doy un tiempo de cocción pero luego me di cuenta de que es relativo, no es lo mismo una penca delgada que una gruesa, así que tenéis que ir tanteando el tiempo, tienen que quedar blandas pero no demasiado porque luego hay que freírlas. Tened cuidado también con la sal en la cocción no os vayan a quedar sosas, aunque si os pasa eso también se puede arreglar añadiéndole un poco más nada más sacarlas de la sartén. Y nada más, espero que os gusten. Dejadme vuestros comentarios y estaré encantada de contestaros.
Podéis seguirme también en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.