En la huerta a veces podemos encontrar plantas que crecen y las solemos dejar porque es algo raro y bonito. Pues hay algunas especies que son parásitas, crecen año tras año en el mismo sitio  y en las mismas plantas, este es el caso del Jopo de las Habas, una planta que parasita a otras plantas.

El Jopo afecta a muchas especies de planta sobretodo leguminosas y en  especial a las habas. Causa graves daños en el cultivo y la muerte de la planta afectada.

¿Qué es?

  • El Jopo es una planta que necesita de otras para poder vivir, no lo puede hacer por su propia cuenta.
  • La semilla puede durar hasta 15 años en el terreno.
  • Ha varias especies de jopos pero todas tienen el aspecto como la imagen superior, aunque las flores pueden ser de varios colores.
  • Cada planta produce 500 mil semillas o más cada vez que acaba el ciclo.
  • Es difícil de erradicar y muy difícil de controlar.
  • Los nódulos leguminosos (que es donde las leguminosas captan el nitrógeno del aire) afectados por el jopo tornan de color blanco a un color rojo anaranjado, esto nos confirma que la planta está infectada.
  • El jopo no tiene raíces, por lo que una vez se conecta a la planta mediante un “tubo germinativo” depende completamente de ella para sobrevivir.
  • La planta afectada no producirá semillas.

¿Se puede combatir?

  • Es muy difícil y costoso hacerlo pero existen algunos métodos.
  • Escardar no es muy efectivo pues cuando emergen ya han hecho la mayor parte del daño y vuelve a crecer otra vez rápidamente.
  • Retrasar un tiempo la fecha en la que se hace la siembra del haba, cuando más temprano se haga, más jopos saldrán.
  • Dejar de plantar leguminosas si el jopo se ha propagado de tal forma que no queda otro remedio que este.
  • Aumentar la frecuencia de riego hace disminuir el jopo hasta erradicarlo pero no es algo viable puesto que normalmente se planta en secano y el coste del agua es elevado.
  • El único método ecológico que es capaz de erradicar al jopo es la solarización, que consiste en sellar el suelo con un plástico en verano, que es cuando más calor hace. También es recomendable la biosolarización, que es lo mismo pero aplicando estiércol de vaca, cuando se descompone la temperatura mata a las semillas del jopo.

Como pueden ver el jopo es una planta bastante difícil de combatir puesto que uno de los métodos que se usaban antes era dejar el terreno en barbecho (sin plantar durante años), algo que es inviable sabiendo que las semillas pueden durar hasta 15 años.

Si conoces algún otro método para combatir el jopo,  no dudes en dejar un comentario.