Es un ácaro tan pequeño que no se puede ver a simple vista pero los daños que ocasiona en los cultivos de cítricos son tan sorprendentes que se ha ganado el nombre de ácaro de las maravillas. Afecta a las flores y  a las yemas de los limoneros principalmente aunque también al resto de cítricos solo que en menor medida.

Los frutos que no se mueren y logran salir adelante se ven afectados con curiosas malformaciones que hacen que el fruto no se pueda comerciar por su horrible aspecto. Esto es debido a que el ácaro pica las yemas antes de producirse el fruto, deformándolas desde el inicio.

Sintomas

  • Produce deformaciones características en el fruto y son fácilmente diferenciables.
  • Malformación en las hojas y los brotes.
  • Al ser un ácaro tan pequeño se necesita usar una lupa de hasta 20 aumentos para poder verlos.
  • Son más activos durante Primavera y Verano aunque están presentes todo el año.

Tratamiento

El problema de este ácaro es que se oculta en el interior de las flores por lo que el tratamiento convencional para el resto de ácaros, azufre, no resulta efectivo. Sin embargo contamos con algunos depredadores.

  • Ácaros depredadores Amblyseius californicus y Stethorus puncttillum.
  • Nunca recomendamos tratamiento químico pero para esta plaga que nos puede matar el árbol no hay otra solución.
  • Tiene que ser un producto sistémico para que penetre en el árbol.
  • Se debe dar el tratamiento cuando hayan brotes de 5 a 7 cm mediante pulverización.
  • Utilizar las correspondientes medidas de protección como el Epi ( Equipo de protección individual).
  • Lo mejor si no sabes como aplicar los tratamientos es contratar a un profesional.

El uso descontrolado de químicos y sin respetar las dosis ha hecho que plagas como esta se hagan resistentes y que sea casi imposible erradicarlas. Si vas a usar químicos porque no queda otra solución, procura que sea un uso responsable.