Una vez y tengamos diseñada la huerta, teniendo pensados todos los sitios donde vamos a plantar nuestras cultivos asociándolos para que se desarrollen perfectamente, llega el momento de plantearnos la rotación de cultivos. En esta publicación haremos que sea un poco más fácil para los más principiantes y también para los que ya llevamos tiempo poniéndola en práctica, a ver que les parece.

La rotación de cultivos puede parecer complicada pero en realidad solo hay que enfocarla de 2 maneras distintas: Rotando por partes comestibles y Rotando por Familias.

Rotación Tradicional

Tradicionalmente lo que suele hacer es plantar 3 o 4 camas de igual tamaño con cultivos que se dividen en categorías generalizadas como frutos, hojas y brotes con tal vez una categoría adicional para “vainas”: guisantes y frijoles. Sin embargo este sistema que es el que nombrábamos anteriormente como el de rotación por partes comestibles, tiene un gran inconveniente, son plantas de la misma familia y por tanto tienen probabilidades de padecer plagas y enfermedades más fácilmente e incluso consumen nutrientes de la misma parte del suelo.

Por ejemplo los tomates y las patatas son de la familia de las Solanáceas y ambos son susceptibles al ataque de las mismas plagas como la mosca blanca, el minador, la tuta…pudiendo llegar a erradicar cosechas enteras pues bajo este sistema se clasificarían como  fruta y raíces de manera que las enfermedades se podrían propagar de una parcela a otra.

468

Y en el casoí de las leguminosas que por lo general no tienen muchas enfermedades, lo normal es dejarlas siempre en la misma parcela pues si no habría que mover soportes engorrosos, un gran error pues como saben están plantas proporcionan nitrógeno al suelo, facilitando la absorción por el resto de plantas.

Rotación por Familias

Una de las mejores maneras de rotación de cultivos es por familias de plantas, nos permite la ventaja de que podemos agrupar plantas de la misma familia y mismos requisitos de mantenimiento como por ejemplo todas las plantas de la familia de la col, es más fácil combatir la mariposa de la col estando las plantas juntas que por separado.

Si quieres ponerte un poco más serio puedes probar el sistema de arcoiris que consiste en clasificar los cultivos mediante colores como te mostramos en la parte de abajo.

La rotación comienza con las lilas y azules ya que suelen crecer juntas pues les gusta el suelo enriquecido con compost y ocupan poco espacio. Una vez que haya cosecha ajos y puerros de esa cama lo siguiente en plantar seria coles, coliflores, brocoli y así sucesivamente para las primeras 7 categorías.  El uso de este orden de rotación es opcional pero ayuda a garantizar que el suelo esté en las condiciones adecuadas para el siguiente cultivo sin mermar en exceso los nutrientes de los bancales ni que las plagas se hagan fuertes.

Las plantas de la categoría Diverso sirven para llenar los huecos que puedan quedar en las camas ya que no suelen sufrir muchas plagas y enfermedades del suelo.

Ahora ya sabes un buen método de rotación, cuéntanos que tal te ha parecido en los comentarios.