Para todos los que nos gusta cultivar en ecológico sin utilizar ningún tipo de remedio químico nos damos cuenta que nuestras plantas están expuestas a multitud de enfermedades y plagas que pueden poner en peligro la cosecha. Por eso en el blog siempre intento traeros remedios caseros que podemos utilizar tanto para combatir plagas como enfermedades de forma natural y casera. Para todos estos remedios que os voy trayendo es importante tanto si lo usamos como preventivo como para combatir la plaga o enfermedad utilizar un buen pulverizador.

Aunque parezca poco importante, la eficacia del tratamiento va ligada directamente a la cobertura ( es decir cuánto rociemos la hoja con el tratamiento ) y al tamaño de la gota que se consigue con el pulverizador, estos dos parámetros se consiguen gracias a la boquilla y a la presión de pulverización. La gran mayoría de los pulverizadores traen solo una boquilla sin poder regular de ninguna manera estos parámetros.

Por eso, aunque lo hemos comentado en otros artículos es importante comprar un pulverizador de calidad como los los pulverizadores de Matabi porque además de ser los de toda la vida, son muy conscientes de esta problemática y por eso en todos los pulverizadores incluyen de serie un regulador de presión y un Kit de boquillas que nos permiten adaptar las características de la pulverización a nuestra necesidad.

468

Vamos a centrarnos en este artículo en hablar de algo importante como es la de elegir la boquilla adecuada tenemos que tener en cuenta que para que la aplicación sea eficaz, cada planta, pero sobre todo cada tratamiento tienen una necesidad diferente y que las características de presión y caudal pueden ser diferentes para cada aplicación.

En el caso de pulverizadores de calidad como los pulverizadores Matabi todas las mochilas vienen con un kit de boquillas que te permite adaptarte a las siguientes necesidades según la boquilla que le pongamos al pulverizador:

  1. Cónica regulable. Es perfecta para aplicaciones puntuales. Lo que las hace especiales es que su cono se puede regular dependiendo de la aplicación que queramos hacer. Con el cono abierto podemos pulverizar pequeñas extensiones con una pulverización de gota fina óptima para tratamientos insecticidas y fungicidas. Con el cono cerrado sin embargo conseguimos un tamaño de gota más grueso, óptimo para aplicaciones herbicidas principalmente para eliminar las hierbas en las esquinas de caminos y entre baldosas.
  2. Cónica hueca. Al contrario que la boquilla regulable, su pulverización, a una presión fija, es constante y no varía. Este tipo de boquilla genera un tamaño de gota fina ofreciendo una cobertura excelente para proteger nuestras plantas en un área extensa. En el kit Matabi se ofrecen 2 soluciones para este tipo de boquillas: Por un lado las de color amarillas para follajes densos y frondosos y las de color naranjas con un caudal más pequeño con el objetivo de ahorrar producto en aplicaciones para follajes poco frondosos.
  3. Abanico baja deriva. Estas boquillas son perfectas para limpiar las malas hierbas del huerto y el jardín porque generan gotas de gran tamaño para evitar el efecto de la deriva (efecto por el que las gotas son desviadas por el viento fuera de la zona de aplicación).
  4. Espejo. Estas boquillas generan un ángulo de pulverización más amplio que nos permite aplicar el doble de superficie que las de abanico cubriendo una anchura de 160cm. Lo que las hace perfectas para ahorrar tiempo de trabajo en extensiones amplias.

En el vídeo que os dejo a continuación nos explican de forma mucho más gráfica y sencilla las diferencias entre una boquilla y otra, pero sobre todo las ventajas que tiene el usar un tipo de boquilla dependiendo de lo que vayamos a realizar.

Espero que este articulo os ayude como me ayudo a mí a entender que no todos los pulverizadores son iguales y que es más que importante elegir un buen pulverizador para nuestro huerto sobre todo para aplicar nuestros remedios naturales , ya que una mala aplicación por un pulverizador de baja calidad puede hacer que el tratamiento no sea efectivo por igual en todas las plantas.