Esta es una tarta de manzana que sabe a manzana, no a azúcar, cuando la probéis sabréis a qué me refiero. Es una de mis favoritas y, sí, ya se que siempre digo “esta receta es muy fácil y se hace en un plis” pero es que, como siempre, es así. Como ya comenté en alguna ocasión me gusta comer bien pero no pasarme la vida en la cocina, como me imagino que os ocurrirá a casi tod@s, por eso siempre trato de descubrir recetas que no sean complicadas de hacer pero que al mismo tiempo sean muy ricas.

tartamanzana-1

En esta época del año en mi tierra abundan las manzanas, de todos los colores, formas, tamaños, texturas, sabores… Sales a pasear por el campo y no paras de ver manzanos cargados de fruta. Es maravilloso ver cómo la naturaleza nos regala de forma tan generosa sus frutos, así que para mí es un momento estupendo para aprovechar y regalarme el paladar con una tarta tan rica. En este vídeo podéis ver la receta.

La elaboración de esta receta es muy sencilla, con pocos ingredientes y muy comunes. Sin ir más lejos sus principales ingredientes son frutas, por eso su sabor resulta afrutado muy natural y con el punto justo de dulzor y, debido a las harinas que lleva no contiene gluten. El resultado es una tarta jugosa, suave, dulce y como os decía antes con un intenso sabor a manzana, sobre todo si hacéis como yo y dejáis los trozos de manzana un poco grandes, así se nota más. Que la disfrutéis!
Si tenéis cualquier duda podéis dejarme un comentario y también podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram y suscribiros a mi canal de YouTube.