No hay duda de que los arándanos son y serán siempre una fruta de moda. De entre sus muchas propiedades destacan su alto contenido en antioxidantes y sus propiedades antiinflamatorias, que benefician a la salud del corazón y lo protegen. Pero, si te has decidido a plantar arándanos debes tener en cuenta el tipo de suelo donde los vas a cultivar, ya que no todos son aptos para el buen desarrollo de las plantas.
En este artículo te explicaré con detalle dónde plantar tus arándanos, y cómo cuidarlos para que tengas una cosecha de calidad.

Existen tres grandes grupos de variedades de arándanos en función de las horas de frío que necesita la planta para un correcto desarrollo y fructificación. Las horas de frío son un factor determinante para decidir qué tipo de variedades se deben plantar en una zona determinada:

  • más de 800h – grupo de arándanos Highbush del Norte.
  • entre 400 y 600h – grupo de arándanos Rabbiteye.
  • menos de 400h – grupo de arándanos Highbush del Sur.

El suelos, deben tener preferiblemente textura ligera, con abundante materia orgánica, y un buen drenaje. En estas condiciones, se garantiza el poder retener la humedad sin encharcar las raíces de las plantas. Además se debe tener en cuenta que el arándano necesita un suelo ácido, con un pH inferior a 5,5, siendo el mejor intervalo entre 4,5 y 5,5.
Si no has realizado un análisis del suelo previo a la plantación de los arándanos, puedes probar este experimento para comprobar el ph de tu suelo plantando una hortensia.

468

Un factor clave para el buen desarrollo, tanto de la planta como de los frutos, es abonar correctamente el cultivo, y para facilitarte esta labor, en el siguiente vídeo te explico cuales son los nutrientes principales que necesitan tus arándanos, y cómo aplicarlos de manera fácil y rápida.

Como comentaba en el vídeo anterior, durante los dos primeros años no es recomendable cosechar frutos, ya que durante la época de floración el arándano detiene el desarrollo radicular. Por ellos es importante podar bien los dos primeros años para que la planta se desarrolle con vigor, y obtener una buena producción en el futuro.

A partir del tercer año, ya podemos empezar a cosechar los primeros frutos, y pasados 7 años desde la plantación la planta fructificará al 100% de su capacidad, llegando en algunas variedades a los 8 ó 10 kg por planta.
Desde el tercer año, serán muy importantes las podas de renovación para equilibrar el desarrollo de los arándanos y asegurar las cosechas, en el siguiente vídeo te explico como debes de podar tus arándanos correctamente para disfrutar cada año de una buena cantidad de fruta.

Si aplicas bien todos estos consejos, una plantación de arándanos que no sea para explotación comercial puede tener una vida centenaria.

¿Qué te parece el artículo? ¿Te han venido bien los vídeos? Déjame tu opinión en comentarios y si tienes curiosidad por conocer mis experiencias y experimentos en el huerto, te invito a visitar mis redes sociales y seguirme en: YouTube, Instagram, o Facebook.

AQUÍ OS DEJO UN CARTEL POR SI QUERÉIS GUARDARLO EN PINTEREST