Es probable que, al ir a recoger la fruta de tus árboles o las bayas de los arbustos, en alguna ocasión te hayas encontrado con que estaban picadas por los pájaros, o incluso que ya no estaban porque alguien o algo se las habían comido.

Si es así, estás en el lugar adecuado, ya que en este artículo te voy a enseñar a proteger correctamente tus cultivos para que ningún pájaro ni otro pequeño animal puedan adelantarse al momento de la cosecha.

En el vídeo que vas a ver a continuación os explico dos opciones para realizar el montaje del que he bautizado como el sistema de protección antiaérea de mis arbustos frutales. Este sistema también lo he utilizado con árboles jóvenes, manzanos, cerezos, etc… Y también es posible utilizarlo con árboles adultos, aunque necesitaríamos una estructura mayor, o bien controlar el tamaño del árbol con la poda.

468

He probado muchos sistemas durante los últimos años para proteger mis frutos, en especial los arándanos, ya que me han llegado a comer las bayas estando aún verdes. Personalmente, no me gusta utilizar ningún método que pueda perjudicar o dañar a los animales por lo que las trampas con pegamentos, las trampas de cazadores quedaban descartadas. He utilizados cintas de colores, también cd’s e incluso coloqué un espantapájaros en el huerto, pero al cabo de poco tiempo, los pájaros se acostumbraban a su presencia y volvían a atacar los cultivos.

Después de experimentar durante dos años, he conseguido el sistema definitivo para poder proteger mis cultivos respetando el entorno. Si te decides a probarlo, verás que funciona 🙂 De los dos métodos que has visto en el vídeo, yo personalmente prefiero el realizado con madera, en mi caso, con restos de poda de cipreses, aunque se puede hacer con madera de cualquier árbol. Este montaje es más respetuoso con el medio ambiente ya que se trata de un reciclaje de la cañas que he cortado para regular la altura de los árboles, además, no es invasivo con el paisaje.

Normalmente, las estructuras de madera que se encuentran a la intemperie, pueden mantenerse durante dos o tres años en perfectas condiciones, después con el paso del tiempo, el sol, y la lluvia, se acaban pudriendo teniendo que renovar los materiales. En mi caso, no dejo la estructura fija, ya que para ser más respetuoso con el entorno, solo la coloco cuando empiezan a cuajar los frutos, y la mantengo hasta el momento de la cosecha.

¿Qué te parece el artículo? ¿Te han venido bien el vídeo? Déjame tu opinión en comentarios y si tienes curiosidad por conocer mis experiencias y experimentos en el huerto, te invito a visitar mis redes sociales y seguirme en: YouTube, Instagram, o Facebook.

AQUÍ OS DEJO UN CARTEL POR SI QUERÉIS GUARDARLO EN PINTEREST

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer